Actualmente, algunas enfermedades crónicas como son la hipertensión arterial, diabetes mellitus, gastritis, colitis y migraña entre otras, tienen su origen en personas que presentan altos niveles de estrés.

Emociones como la tristeza, angustia y desesperación, influyen directamente en la salud, provocando depresión, ansiedad y enojo.

Esto, aunado al acelerado ritmo de vida que llevamos, ocasiona un importante deterioro en la calidad de vida personal y profesional. Por lo que enseñarle al paciente a manejar y controlar adecuadamente dichas emociones, es clave para el éxito de todo tratamiento.

Un diagnostico oportuno, asociado a terapias psicológicas apropiadas y un efectivo entrenamiento en técnicas de relajación progresiva, ofrecenal paciente alternativas reales para mejorar su salud, bienestar, capacidad y rendimiento.

Con el trabajo multidisciplinario de especialistas en salud, se obtienen mejores resultados terapéuticos, en un menor tiempo y se logra una recuperación integral.

Si usted o alguno de sus colaboradores presenta cinco o más de los siguientes síntomas, por lo menos dos veces a la semana, es importante concertar una cita de diagnostico psicológico especializado.

Agendar Cita
  • Palpitaciones
  • Sudoración excesiva
  • Temblores o sacudidas
  • Sensación de ahogo o falta de aliento
  • Opresión en el pecho o malestares torácicos
  • Náuseas o molestias abdominales
  • Sensación de mareo o aturdimiento
  • Aumento o pérdida excesiva de peso
  • Insomnio o hipersomnia (exceso de sueño o somnolencia)
  • Fatiga o falta de energía
  • Baja autoestima
  • Dificultades para concentrarse
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Sentimientos de desesperación (desaliento o fatalismo)
  • Miedo a perder el control
  • Miedo a morir